Efectos de la crisis en las TICs (parte 2)

Por Juan Luis Lázaro Garcia
Socio-director de L&M Data Communications

Continuación de la primera parte de Efectos de la crisis en las TICs

 ¿Cómo estar al día en todas estas nuevas tecnologías?

Aparentemente la propia red nos ofrece muchas posibilidades de poder estar “en la onda”, la Wikipedia, Google, Redes Sociales, etc.. son fuentes a las que acudimos cuando queremos obtener información de algún tema que no conocemos o sobre el cual queremos profundizar.

El problema radica en la ingente cantidad de información que Internet nos ofrece, sin casi ningún filtro de calidad y sobre todo de independencia. “Mister Google” se ha convertido en el nuevo “Oráculo de Delfos” al que todos acudimos a preguntarle nuestras dudas y confiarle nuestros secretos más ocultos. El problema que ahora tenemos, es determinar cual de entre los millones y millones de documentos de información, que nos presenta el buscador, es el que realmente necesitamos. Nadie se pasa toda la tarde revisando las cien primeras páginas de los datos obtenidos, normalmente elegimos los primeros resultados de la primera página. De acuerdo… ya se que el amable lector de este blog es de los que revisan de manera muy concienzuda toda la información, pero la cuestión es si realmente los primeros enlaces que aparecen son los mejores, los más objetivos e independientes o sencillamente se ajustan mejor a lo que yo necesito.
Los “trucos” que utilizan todas las empresas para salir entre los primeros, no es una garantía de calidad, es un asunto exclusivamente de aplicar bien las diferentes técnicas de posicionamiento.

Si queremos saber por donde va la tecnología, mejorar la calidad de nuestras decisiones para tratar de no equivocarnos, necesitamos tener sólidos criterios, basados en la experiencia y el conocimiento, que nos permita diferenciar el “grano” de la “paja”. Aunque parezca mentira, hoy en día esto es más difícil que cuando no existía tanta información, hemos pasado de la celebre frase que todo el mundo decía en el siglo XX:

                “Quien tiene la información tiene el Poder”

al nuevo paradigma de:

                “Quien tiene la  información es….. ¡Google!”.

 Como el mundo e Internet son asi, y cambiarlos cuesta años, siglos o milenios, conociendo esta realidad, lo que me tengo que preguntar es:

¿Cómo consigo tener criterios sólidos para la correcta tomar de decisiones?La respuesta es muy sencilla, simplemente teniendo “know how”. El “know how” nos permitirá evitar los graves peligros de la toma de decisiones basad en seguir la moda.

Muchas veces nos dejamos llevar por la de cada momento, esto puede estar bien si estamos comprando ropa, coches, bicicletas o zapatillas de deporte, pero en el caso de las TICs algunas veces la moda ha creado burbujas inimaginables. Recordemos la moda de las “punto com” que se produjo a principios del siglo XXI, o la moda de las licencias 3G, que supuso una perdida escandalosa para todas las operadoras de telecomunicaciones europeas y de la cual todavía no nos hemos recuperado. Baste con  ver el precio de las acciones de dichas compañías hace 12 años y su valor actual, y no vale echarle la culpa a que Telefónica no va a repartir dividendo.

¿“know how”, “know what”, “how to”? Sorry we do not speak English
Esto de tener “know how” tiene truco, y no tiene nada que ver con el nivel de conocimiento que tenga cada uno sobre el idioma de Sakespeare.

¿Que es el “know how”? Bien, “know how” significa “saber cómo”, pero para “saber cómo”, antes es necesario “saber qué”, es decir, primero tengo que saber qué hacer “know what” y después saber cómo hacerlo bien, de nada vale saber apretar muy bien los tornillos, primero tengo que saber que tornillo apretar y después apretarlo bien.

Así dicho la cosa parece fácil, pero en la práctica se suele hacer mal, al revés, o incluso no se hace nada. Esta claro que esto del ingles sigue siendo un problema. Incluso es muy común conocer solo el “how to”, es decir  “cómo hacerlo”, no se sabe si bien mal o regular, si la decisión fue acertada o no, la cuestión es que se haga.

Por qué será que ahora mismo me viene a la mente que esto también paso en la burbuja inmobiliaria, donde había que hacer viviendas a toda costa (“how to”) sin pensar si la decisión era acertada o no, lo importante era hacerlo. Lo mismo ha pasado con el comienzo de la crísis financiera, donde había que dar hipotecas a cualquiera (“how to”), sin pensar si la decisión era acertada o no, porque era la moda “Freddie Mac y Fannie Mae” o también llamada hipecas basura. ¡Uhm….!, ¿Quién dijo aquello de que el hombre era el único animal que tropezaba siempre (no dos veces) con la misma piedra?

Vivimos una época donde ya no tenemos recursos sobrantes, ni económicos ni humanos,  para poder crecer o cambiar nuestra infraestructura de comunicaciones, es el momento de mejorarla y optimizarla, pero no por la vía fácil de los viejos tiempos cuando todas las vacas eran “gordas”. Si ahora algo va mal o no funciona adecuadamente, ya no vale subir la velocidad de los enlaces, cambiar los routers por unos de gama superior, y un largo etc.. siguiendo las prácticas habituales anteriores a la crisis. La solución es analizar el problema utilizando nuestra mejor arma: la inteligencia, para poder optimizar e incluso mejorar nuestras infraestructuras, preservando las inversiones realizadas.

En el caso del personal técnico que gestiona, opera y mantiene la Infraestructura de Comunicaciones, la solución es mejorar sus conocimientos en situaciones reales, mediante el aprendizaje de los estándares y tecnologías utilizadas, no solo, como la experiencia demuestra que hacemos en España, desde el punto de vista del producto o servicio, ya que esto limita enormemente la capacidad de mejora en la propia instalación.

En resumen, una adecuada formación, independiente de productos y servicios, es imprescindible para capear la crisis y mejorar, sin costosas inversiones, nuestras infraestructuras, y sobre todo no tomar decisiones erróneas que nos precipiten hacia el abismo.

Para ello es necesario planificar muy bien esta formación y adecuarla al perfil de cada persona, utilizando al máximo los beneficios que podemos obtener en España a través de la Fundación Tripartita. Lamentablemente solo un 28,8% de las empresas utilizan la bonificación disponible que proviene de los recursos que aportan las empresas y trabajadores para esta formación bonificable, ya sea por desconocimiento, complejidad en su operativa u otras causas.

Para intentar ayudar, aportando nuestro granito de arena en este tema, tenemos planificada una serie de conferencias gratuitas durante el proximo año 2013 donde trataremos todos estos temas y daremos nuestra opinión sobre el sector de las TICs. Además como entidad organizadora reconocida por la Fundación Tripartita, nuestra empresa puede realizar todos los procesos necesarios para conseguir dicha bonificación en nuestros cursos, sin ningún coste de gestión, de manera que en algunos casos la asistencia a los mismo resulte completamente gratuita. Esto permitirá sobretodo, a las pequeñas empresas de nuestro país, gastar la asignación de que disponen, que en caso contrario sencillamente desaprovechan esta oportunidad para formarse adecuadamente.

Enlaces de interés:


This entry was posted in Formación, Empleo y Crisis. Bookmark the permalink.

One Response to Efectos de la crisis en las TICs (parte 2)

  1. Pingback: Free Japan

Leave a Reply