Efectos de la crisis en las TICs (parte I)

Por Juan Luis Lázaro Garcia
Socio-director de L&M Data Communications

En un periodo de profunda crisis, como el actual, donde los recursos, tanto económicos como humanos, se ven limitados por las reducciones de plantilla, ahorros de costes, disminución de las ventas, etc.., es absolutamente imprescindible actuar con criterios acertados y buenas prácticas que nos permita sobrevivir al caos que conlleva toda crisis.

En el caso concreto de las Tecnologías de Comunicaciones, los efectos de la actual crisis nos puede afectar en múltiples áreas:

Infraestructuras de Comunicaciones
Incluyo aquí a todos los elementos físicos (cableado, electrónica de red, dispositivos de seguridad, redes de acceso y transporte, etc.) así como a los servicios prestados por operadoras, empresas de servicios, outsourcing, etc.

Desde mi punto de vista, estas infraestructuras se pueden ver afectadas en dos aspectos fundamentales:

El primero, es el posible parón en su evolución junto con el deterioro en su mantenimiento, ya que al tener limitadas o incluso canceladas, las inversiones previstas para su crecimiento y modernización, esto puede afectar de una manera incontrolable al correcto funcionamiento de los sistemas de información de la empresa. Este punto no solo depende de nosotros, ya que también nos veremos afectados por lo que hagan (o no) las compañías que nos prestan sus servicios en este área (operadoras, outsourcing, mantenimiento, etc.) Todos sabemos, que hoy en día, cualquier empresa, no importa su tamaño ni el negocio al que se dedique, precisa recursos informáticos y sistemas de comunicaciones. Desde el caso de un solo PC conectado a Internet vía ADSL (pymes, autónomos, “freelances”, etc.),  hasta la más compleja red convergente de voz/datos/vídeo de ámbito global en grandes organizaciones.

El segundo consiste en el impacto negativo, que conlleva una reducción de personal, en la correcta y rápida resolución de los problemas diarios que aparecen en cualquier instalación de Comunicaciones. Lo que irremediablemente conduce a una degradación o fallos en el servicio, que siempre origina pérdidas económicas, ya sea por un aumento de costes ocultos, pérdida de competitividad, o lo que es peor, la inadecuada toma de decisiones.

Nuestro país, tiene una idiosincrasia muy particular que todos conocemos, en general en el aspecto laboral trabajamos (o muchas veces estamos) muchas horas, con horarios interminables, como decían nuestros abuelos de “sol a sol”. Pero esto no implica necesariamente un aumento de productividad y competitividad. De hecho, los rendimientos que obtenemos a nivel global no parecen corresponder con nuestra posición económica a nivel Internacional – “somos la cuarta potencia Europea” -, como dijo Rajoy al Ministro Luis de Guindos durante la negociación del rescate bancario.

Las estadísticas en lo que respecta a datos macro-economicos, como productividad, educación, eficiencia del mercado laboral, y un largo etcétera, nos muestran casi siempre bajando y bajando puestos, al contrario que la tan conocida “prima de riesgo”, en la que siempre estamos subiendo y subiendo puestos. Esta visto que España sigue siendo un país muy familiar, cuando no son “primas” son “cuñados, “hermanísimos”, “yernos” y un largo rango de relaciones familiares.

Aunque no todo son malas noticias, ya que según el último informe del Foro Económico Mundial (2011-2012), hemos subido 6 puestos en el tema de la competitividad, del 42 al 36, puesto que todavía considero demasiado bajo para una economía como la nuestra. Si queréis podéis descargar el documento aquí

Bueno, conocidos los problemas, la pregunta resulta evidente:

¿Cómo abordar de manera efectiva estos problemas?
Lo primero, es tomar decisiones basadas en criterios sensatos y que tengan un alto grado de “know-how” sobre cada tema en particular. Hoy más que nunca, tenemos que evitar errores en la decisión sobre nuevas inversiones en estas tecnologías, ya que si ahora nos equivocamos, no tendremos más dinero para volver a reinvertir y así solucionar nuestros errores, y además podemos pasar a engrosar la lista de nuevos parados, lo cual no resulta muy alentador.

Por otra parte, las Tecnologías de Comunicaciones siguen evolucionando a velocidades de vértigo, en este caso parece que la crisis no ha afectado notablemente a su evolución.

La aparición de nuevos estándares en el área de las redes de alta velocidad como FTTx, WiFi “N”, 40 y 100 Giga Ethernet, LTE, y otros temas tan importantes como el ahorro energético en equipamientos informáticos, la “Smart Grid” y DataCommunications Grid, los sistemas de almacenamiento de datos, el Cloud Computing, la reducción de consumo de los Centros de Datos, la movilidad personal, el uso masivo de las Redes Sociales y un largo etc.  siguen creando nuevas oportunidades para optimizar nuestros sistemas de información, lo cual necesariamente debería mejorar el rendimiento de la propia empresa. Sin embargo, de nuevo los datos nos muestran un escenario radicalmente opuesto, parece como si la mayoría de empresas y organizaciones estuviese en un estado de “shock” que les impide tomar decisiones acertadas, o les paraliza completamente su capacidad de evolución y adaptación a estos nuevos entornos.

Continuará en la parte II, donde trataré aspectos tan importante como: ¿Cómo estar al día en todas estas nuevas tecnologías? – ¿Cómo consigo tener criterios sólidos para la correcta tomar de decisiones? – ¿”know how”, “know what”, “how to”? Sorry we do not speak English

Enlaces de interés:

Proxima Conferencia Gratuita de L&M (25/09/2012) (Agenda e inscripciones)
Informe del Foro Económico Mundial (2011-2012)  (todos los datos macro)
 

Continuación en la segunda parte

 

This entry was posted in Formación, Empleo y Crisis. Bookmark the permalink.

One Response to Efectos de la crisis en las TICs (parte I)

  1. Pingback: Free Japan

Leave a Reply